¡Envío GRATIS en compras superiores a $990!

Más de 4.500 pañales desechables se utilizan por cada hijo

Índice de Contenidos

Seguro que más de una vez te has preguntado cuántos pañales has cambiado desde que nació tu pequeño. Cuando nace tu hijo, parece que no haces otra cosa más que alimentarlo y cambiarle el pañal, según va creciendo, disminuye la cantidad de veces diaria, pero igualmente sigues rodeada de pañales y es uno de esos elementos que nunca puede faltar en casa.

Aproximadamente, 10 es la cifra de pañales que se cambian diariamente en promedio durante el primer mes de nacimiento del bebé. A partir de ahí, y hasta los 3 meses, aproximadamente entre 7 y 8 veces al día, y al final de su primer año ya estaremos entre 4 y 5 veces. 

Pero ¿hasta qué edad tendré que cambiarle los pañales a mi bebé?, no hay una ciencia exacta, pero lo que en promedio se estima es que sea entre los dos años y medio y los tres años. Como siempre, hay bebés muy avanzados que son capaces de dejar el pañal muy pronto y otros a los que les costará un poco más. En cualquier caso, en la última etapa, ya sólo lo cambiaremos de dos a tres veces diarias.

Por tanto, si hacemos el cálculo rápido, nos sale que cambiaremos unos 4,500 pañales desechables en promedio a lo largo de toda la vida de nuestro hijo. Suena impresionante ¿verdad? ¿eres capaz de imaginar esos 4,500 pañales juntos? 

Pero hay un número que nos sorprende aún más y es la cantidad de basura que se puede llegar a generar con esos pañales desechables. Para que un solo pañal se descomponga o degrade, tienen que pasar más de 100 años y, además, no son reciclables, por lo que todos ellos van a parar a los vertederos. Si multiplicamos ese número de pañales por todos los niños nacidos durante el último año en México, llegamos a un cálculo de unas 900,000 toneladas de basura acumulada durante cientos de años.

Además, hay que tener en cuenta los impactos que generan las materias primas para la fabricación de estos pañales, como la celulosa, que se obtiene de células vegetales de los árboles, llegándose a estimar que hacen falta unos 5 árboles para los 4.500 pañales de un niño, y otros componentes plásticos, tipo polietileno o poliuretano.

En base a lo que te he contado hasta ahora, seguro que te estás haciendo la misma pregunta que yo, ¿cómo podemos contribuir a reducir el impacto medioambiental que se genera del uso de estos pañales? Cuando yo me enteré de estas cifras, quedé realmente sorprendida y quise investigar un poco más para buscar alguna alternativa a la que pudiera optar para intentar contribuir a la disminución de estos efectos.

Cuando yo me enteré de estas cifras, quedé realmente sorprendida y quise investigar un poco más para buscar alguna alternativa a la que pudiera optar para intentar contribuir a la disminución de estos efectos.

1. Pañales de tela

Hoy en día hay muchas empresas que los están comercializando y tenemos muchas opciones en el mercado, de hecho, los hay con diseños realmente bonitos, algo que los hace más atractivos. 

La mayor ventaja que tienen, aparte del menor impacto al medio ambiente, es económica, ya que más o menos estarás usando un total de unos 25 pañales para los 3 primeros años de vida de tu bebé. Lo que sí es cierto es que, en principio, tienen menos capacidad de absorción que los pañales desechables, así que seguramente el número de cambios diarios de pañal aumentaría.

Esta opción ha sido atacada desde un punto de vista medioambiental por aquellos que dicen que el lavado de todos los cambios necesarios durante la vida del bebé supone un impacto de similares características en cuanto a gasto de energía y agua se refiere. Pero si hiciéramos un uso eficiente del lavado y usáramos detergentes ecológicos, el impacto sería mucho menor. Para mí personalmente esta no es una opción, no veo la posibilidad de estar lavando pañales continuamente, principalmente por la falta de tiempo.

2. Los pañales biodegradables

Estos pañales son, lamentablemente, un poco más caros que los desechables y por tanto, afectan a la economía en el largo plazo, pero si queremos apostar por contribuir con nuestro granito de arena al cuidado del medio ambiente, sin que suponga un gran esfuerzo de tiempo como sucede con los pañales de tela, para mí es la mejor opción. 

Estos pañales son, lamentablemente, un poco más caros que los desechables y por tanto, afectan a la economía en el largo plazo, pero si queremos apostar por contribuir con nuestro granito de arena al cuidado del medio ambiente, sin que suponga un gran esfuerzo de tiempo como sucede con los pañales de tela, para mí es la mejor opción. 

Hay algunas empresas de pañales que ya han apostado por esta opción y, por tanto, vas a encontrar en el mercado varias alternativas. Además, las tendencias de reducción de impacto medioambiental, gracias a la concientización de la sociedad en general, indican que cada vez habrá más compañías que produzcan pañales biodegradables.

A la hora de elegir la marca, es importante el probar y observar, tanto la capacidad de absorción como la piel de nuestros bebés, pues son pieles muy sensibles que en muchos casos pueden tener reacciones alérgicas a los materiales en contacto o sencillamente causarles irritación.

Algunas de estas marcas son Bio Baby, Pingo, Bambo, Beaming Baby, entre otras. La marca Bio Baby, mexicana, fabrica pañales desde la talla 1 a la talla 6, es la que yo utilizo por su elevada capacidad de absorción. No obstante, mi bebé no ha tenido problemas de irritación de piel por lo que es importante que prueben, ya que la reacción de cada bebé puede ser diferente.

Algo importante de destacar en este tipo de pañales es que, aun siendo biodegradables, todavía son necesarios 7 años para que se descompongan. Tienen un impacto medioambiental que se debe tener en cuenta porque siguen usando algunos componentes contaminantes, pero si lo comparamos con los desechables normales, estamos reduciendo considerablemente el efecto a largo plazo.

¡Compártelo en tus Redes Sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Artículos Relacionados

Guía de Tallas

Talla

NB

0-3 meses

3-6 meses

6-9 meses

9-12 meses

Altura (cm)

56

62

68

74

80

Pecho (cm)

41

43

45

47

49

Cintura (cm)

41

43

45

47

49

Cadera (cm)

42

44

46

48

51

Peso (kg)

5

6

7.5

8

9.5