Gastos de envío gratuitos a partir de $1,000

Los artículos imprescindibles para Mamás de Vanessa

Índice de Contenidos

Cuando se convive con bebés, una preocupación que surge todo el tiempo es la necesidad de tener mil artículos para cumplir con todas sus necesidades y a veces nos volvemos locas comprando cosas que al final usamos muy poco y, a parte del dinero perdido que supone, nos ocupan un espacio en casa para nada.

Si ya leísteis mi artículo con tips para mantener el orden en casa con niños,  sabréis que yo eso de acumular cosas no me va mucho, soy más de comprar lo justo y necesario y siempre con cabeza, y, por supuesto, con estilo, eso que nunca falte. Así que, para ayudaros un poquito a aquellas que andéis en busca de los artículos más ideales para vuestros bebés, os paso los 10 imprescindibles que volvería a comprar una y otra vez. Os dejaré los links de los productos o de otros similares en Amazon, por si en algún caso os interesa comprarlos o simplemente echar un vistazo los precios.

1. Bañera Portátil

En mi caso compré la Flexibath de Stokke, es una bañerita con un tamaño bastante reducido, mide 66 x 35 x 24 cm y con un accesorio para recién nacidos en forma de respaldo que es comodísimo. Ahora también hay un modelo XL que tiene un tamaño algo más grande, si quieres bañar a dos peques juntos es ideal, si hubiera existido cuando yo la compré harbría elegido esta.

La bañera es plegable y ocupa muy poco espacio si la necesitas guardar. Tiene tapón en la base para que sea fácil vaciarla, además, el tapón que trae el último modelo que han sacado es termosensible y te avisa si el agua está muy caliente, aunque lo ideal es que lo cheques tú, claro.

Yo, cuando eran muy bebés, a veces la usaba encima de alguna superficie, aunque en general la pongo en la ducha y me siento al lado con una banquetita pequeña que tengo. De todos modos, venden un soporte con unas patas plegables, para que lo puedas meter en el baño y sea más cómodo.

Cuando nació mi segunda hija, la bañaba primero a ella con el respaldo y después a la mayor. Pero tan pronto como la pequeña dejó de usar el respaldo, comencé a bañarlas juntas a las dos, es cierto que la bañera tiene un tamaño bastante reducido a simple vista, pero sorprende cuando ves que caben dos peques jugando tranquilamente. En la foto la mayor tenía 3 años y la pequeña 1.

En las fotos podrás apreciar que son dos bañeras distintas, cada una de un color, en realidad tengo 3, una en mi casa, otra en casa de mis padres y otra en casa de los padres de mi marido. Como cada uno vivimos en una ciudad diferente y cuando les visitamos pasamos ahí unos días, para mí es lo más práctico. Además, como ocupa poco al guardarla, no les causo problema a ellos.

2. Carriola

Algo que nos vuelve locas antes de que nazcan nuestros primeros bebés es la búsqueda de carriola, de no saber nada de ese mundo pasamos a ser completas expertas en dimensiones, facilidad de plegado, posiciones para cada etapa del bebé, amortiguación, duración, etc. La cantidad de comparativas que me leí yo por internet no está escrita, me sabía todos los modelos que había en el mercado. 

En ese momento, yo estaba en España y, la carriola de moda, era el Bugaboo. Yo al principio dije que no lo iba a elegir porque lo tenía todo el mundo y parecía que eran todos clones, pero a decir verdad, el día que fui a la tienda y me lo mostraron, me enamoró. La ligereza con la que se mueve, es fácil de llevar incluso con una sola mano, lo amplia que es para que el niño esté cómodo, la cesta que tiene debajo para meter toda la compra del súper si hace falta, la calidad de los acabados y lo bonita que es.

Lo primero que me preocupaba era comprar un producto de calidad, pensaba tener más de un hijo y quería que me durase y también la practicidad, algo cómodo de llevar y transportar y, también me importaba el diseño. Yo le doy mucha importancia al diseño y al estilo de todos los productos que compro y cuando digo todos, son todos. Vamos, que me fijo hasta en el diseño de los botes que uso para los productos de limpieza en casa. 

Algunos me llamarán loca, pero a mí me gusta estar rodeada de cosas bonitas, es algo que me hace feliz. Y la verdad es que esta carriola tiene un diseño que pocos en el mercado se le acercan, desde mi punto de vista. Algunas ventajas que le veo: 

  • Tiene 3 piezas:

    Bambineto. Se recomienda usarlo los 6 primeros meses, antes de que el bebé se siente, tiene un colchón y para el bebé es comodísimo porque va totalmente tumbado. Mis hijas se han echado ahí largas siestas cuando hemos salido de paseo o andábamos haciendo cosas fuera de casa.

Autoasiento. Cuando yo lo compré no existía el autoasiento de Bugaboo, así que yo me compré uno de otra marca, pero con unos adaptadores se podía encajar en el chasis perfectamente, así, si se habían quedado dormidas en el coche, no tenía que moverlas y correr el riesgo de que se despertasen, bastaba con mover el autoasiento entero.

Silla. Es una silla bastante amplia y se puede poner tanto mirando hacia a ti como hacia el frente y se reclina hasta quedar totalmente tumbada. Las niñas siempre han ido muy cómodas ahí, de hecho, la peque todos los días se queda dormida a la hora de la siesta en su silla. Al estar en casa, una vez se ha quedado dormida la muevo a su cuna, pero cuando estamos por ahí duerme largas siestas sin ningún problema.

  • Tiene un accesorio para llevar a las dos que me ha salvado la vida. Es este patín en el que la mayor puede ir sentada. La verdad es que cuando voy paseando por la calle, aquí en México, que no es tan habitual esta carriola, me para mucha gente para preguntarme de dónde saqué ese asientito tan padre.
  • El sistema de amortiguación es buenísimo, al principio pensé que no iba a necesitar algo tan pro viviendo en la ciudad, pero después de ver cómo está la banqueta en muchas partes de la Ciudad de México, te das cuenta de que es algo importante. Cada vez que salgo de paseo agradezco las ruedas que tiene, principalmente las de atrás, que son muy grandes y te facilitan mucho sortear todos los altibajos que te encuentras.
  • La calidad es inmejorable, le he dado un uso muuuuy intensivo estos 3 años y medio que tiene y está como nueva.
  • El bambineto y la silla comparten estructura, esto lo hace muy útil a la hora de guardar el bambineto cuando ya no lo vas a usar, al final tiene una base plana de madera y el resto es tela, así que ocupa poquísimo.
  • Todas las fundas son lavables en la lavadora, algo que lo hace comodísimo, porque ya sabemos cómo puede acabar el espacio que rodea a nuestros hijos cuando están comiendo algo, ya puedes tener cuidado o pensar que, total, es sólo un trozo de pan, y, aún así, luego acaba todo hecho un desastre.

3. Periquera

Aquí volví a escoger a los noruegos de Stokke. En este caso, no hice ni comparación con otras sillas del mercado, sabía que quería su icónica Tripp Trapp desde el conocmiento de su existencia. Es una silla evolutiva, que crece con tu hijo, esto es lo que más me gustaba, no tenía que comprar un artículo que al cabo de un par de años como mucho iba a tener que dejar de usar. La base del asiento y el reposapiés son ajustables y permiten adaptarse al tamaño de tu hijo en todo momento, de hecho, la silla aguanta un peso de hasta 110 kg, por lo tanto la puedes seguir usando siempre.

A parte de eso, como ya te imaginarás, también la elegí por el diseño, me parece una silla bonita, con un montón de opciones de color para elegir y que pasa desapercibida con el resto del mobiliario de mi casa.

Tiene varios accesorios que le puedes poner, mesita, sujeción, arnés y respaldo. Tiene incluso un asiento para los más peques, para que la puedan usar desde que nacen, y puedas tenerlos a tu altura mientras haces cosas, por ejemplo en la cocina. La verdad es que yo lo veo un accesorio bastante práctico, sin embargo, sólo dura unos 6 meses, así que para mí quedó descartado.

Lo que me encanta es que es una periquera que puedes poner en la mesa y queda a la altura perfecta para que tu pequeño pueda disfrutar de las comidas con el resto de la familia, o haciendo cualquier otra cosa en la mesa. Además, cuando ya caminan y aprenden a trepar, pueden subir y bajar solitos fácilmente.

4. Babero camisa

El babero camisa es algo que no ha faltado en mi pañalera desde que sé de su existencia. A mí me gusta que las niñas vayan monas cuando salimos por ahí, para qué negarlo, no es que espere que estén impolutas el día entero, pero me da rabia cuando comiendo se tiran la mitad encima y ya toda la ropa que les has puesto se convierte en un desastre.

Incluso en casa, me da rabia tener que lavar taaaanta ropa sólo porque al minuto de empezar a comer se tiraron todo encima. Así que soy muy fan de este tipo de baberos, se lo plantas y ale, que disfrute todo lo que quiera, que luego se lo quitas e ideal otra vez. A mí me gustan estos plastificados porque son muy fáciles de limpiar y lo aguantan todo, aunque hay un montón de modelos diferentes en el mercado.

5. Portabebés

A mí me encanta salir de viaje y hacer excursiones, así que el portabebés o cangurera me parecían esenciales. Durante los primeros meses usé un pañuelo, me encantaba llevarlas ahí metiditas totalmente pegadas a mí. La posición en la que van es realmente cómoda para ellas, porque yo las ponía ahí y se dormían al momento.

No he encontrado el que yo usé de Ergobaby, pero la verdad es que hay muchísimos en el mercado y, además, ahora los hay con muchas opciones de diseños bonitos, cuando yo lo compré no recuerdo tanta variedad.

Luego, cuando ya empezaban a pesar demasiado para el pañuelo, utilicé una mochilita, en mi caso la de Baby Bjorn. Como nos encanta viajar con las peques, este accesorio es comodísimo, por ejemplo si vas a hacer excursiones. Yo también lo he usado mucho para ir al parque con la mayor, como llevaba a la peque encima, podía correr detrás de ella sin problema. Ahora que las dos corren, imposible irme sola con ellas, claro.

6. Termo

A nosotros el fin de semana nos gusta mucho salir a pasar el día fuera y la comida de los peques siempre es un tema. Cuando están comenzando a comer y no puedes depender de la comida que vas a encontrar ahí donde vas, lo más recomendable es que la lleves preparada de casa.

En mi caso siempre me la llevaba en un termo pequeño que compré de Skip Hop que mantiene la temperatura durante muchas horas. Tan pequeños no comen la comida muy caliente, pero cuando pasan varias horas se puede quedar muy fría, así que yo la ponía aquí y listo.

7. Carriola ligera y compacta

Para aquellas a las que os guste viajar o que tengáis que hacerlo, entenderéis el porqué de esta carriola. Poder subir al avión con la opción de poder meter la carriola y así no tener que esperar a la salida a que os la suban o tener que ir con el niño en brazos hasta la cinta porque te obligan a facturarla es una maravilla.

La que yo tengo es de la marca Easywalker, pero ahora casi todas las marcas están sacando ese tipo de modelos de carriola y cada vez son más ligeras y más compactas. La verdad es que son comodísimas porque las puedes plegar y abrir con una sola mano y plegadas ocupan lo mismo que una maleta de mano.

8. Chupón que brilla en la oscuridad

Parecerá una tontería, pero para aquellas que tenéis bebés que usan chupón, aquí encontraréis un gran aliado. Por la noche, cuando se despiertan porque han perdido el chupón y empiezas a buscarlo por la cuna pero no lo encuentras, porque en realidad lo ha agarrado y lo ha lanzado al suelo, como hacían mis hijas muy a menudo, agradeces que brille en la oscuridad y poder verlo de lejos.

Los que yo he usado con mis hijas son de la marca Mam. Los chupetes de esta marca tienen la tetina un poco aplanadas y simétrica, que es ideal para el desarrollo de la mandíbula del bebé.

¡Compártelo en tus Redes Sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados

Guía de Tallas

Talla

NB

0-3 meses

3-6 meses

6-9 meses

9-12 meses

Altura (cm)

56

62

68

74

80

Pecho (cm)

41

43

45

47

49

Cintura (cm)

41

43

45

47

49

Cadera (cm)

42

44

46

48

51

Peso (kg)

5

6

7.5

8

9.5