Gastos de envío gratuitos a partir de $1,000

Lisboa y alrededores con un bebé

Índice de Contenidos

Portugal es un país que, por su situación geográfica, es bañado por los rayos del sol durante buena parte del año y se sitúa como uno de los países más cálidos de Europa. Dispone de casi 750 Km de costa, por lo que atrae a innumerables visitantes que buscan tomar el sol en alguna de sus las playas de arena fina, con mar de color azul verdoso y con espectaculares acantilados.

Por ejemplo, la zona del Algarve, en el sur, tiene playas consideradas como las mejores del mundo.

Algunos vienen, incluso durante el frío invierno, buscando olas, ya que es un país famoso entre los amantes del surf, gracias a su situación geográfica y a los vientos, que hacen que generalmente se puedan encontrar olas casi todos los días del año. Además, es cuna del récord Guinness de la ola más grande surfeada hasta el momento, 24,4 metros en la ciudad de Nazaré.

Portugal también es uno de los países con mayor número de lugares clasificados como Patrimonio Mundial de la Unesco.
En resumen, es un país que no te dejará de sorprender.

LISBOA

Lisboa es una ciudad preciosa que contiene un sinfín de monumentos históricos para admirar y visitar. Algunos de ellos son:

Castillo de San Jorge

EL Castillo de San Jorge, del siglo XI, situado en lo alto de una colina desde la que podemos observar unas increíbles vistas de la ciudad y del río Tajo en su tramo final, antes de su desembocadura en el océano Atlántico.

PLAZA DEL COMERCIO

La plaza del Comercio, una de las mayores plazas de Europa. Aquí se encontró la residencia de los reyes durante dos siglos, sin embargo, un gran terremoto que hubo en 1755 destruyó totalmente el palacio. El terremoto, con epicentro a 300 km de Lisboa, bajó el nivel del océano Atlántico, generó un tsunami y un incendio que prácticamente destruyó la capital portuguesa. Casi un tercio de la población de la ciudad falleció, más de 80 mil personas.

RUA AUGUSTA

La rua Augusta. Atravesando el arco triunfal de la plaza del Comercio y a través de esta calle peatonal con multitud de tiendas y artistas callejeros, llegamos hasta la plaza conocida del Rossio, no sin antes pararnos ante el elevador de Santa Justa, un edificio que contiene un ascensor que conecta dos barrios y que inicialmente se movía con vapor, hoy en día lo hace con energía eléctrica. Merece la pena subir para ver las vistas desde el piso superior.

Plaza del Rossio o de Pedro IV

La plaza del Rossio o de Pedro IV. Además de encontrar la estatua del Rey que le da nombre y que fue el primer emperador del Brasil independiente, podemos observar edificios impresionantes como el Teatro Nacional D. Maria II y la estación ferroviaria, justo donde comienza la avenida de la Libertade.

Esta ruta que hicimos es un cómodo paseo para realizar con bebés, ya que es todo plano y, aunque el suelo en algunas zonas es de adoquines que hacen temblar un poco más la carriola, seguro que, con ese movimiento, tu bebé se dormirá enseguida.

Lisboa dispone de otros grandes puntos de interés como el parque Eduardo VII, el Campo de las Naciones con su impresionante acuario y el barrio de Alfama, que con carrito no lo recomendamos mucho por las subidas y bajadas, escaleras y los adoquines del suelo que no lo hacen tan sencillo. Este barrio es característico por los locales típicamente portugueses donde se pueden encontrar actuaciones de Fado, género musical de los ochenta que nació espontáneamente en las calles y tabernas, asociado a contextos sociales de marginalidad.

Es importante saber que si se toma un taxi es obligatorio llevar el asiento para bebé. Por suerte para nosotros, aún nos servía el asiento que se integra en la carriola, por lo que al tomar el taxi, pudimos acomodar a nuestro bebé sin tener que llevar un bulto más.

Para los alrededores de Lisboa te recomiendamos que rentes un coche, te será más cómodo además para llevar todas las cosas de tu bebé.

BELEM

A Belem también se puede llegar en tranvía u otro medio de transporte desde el centro de Lisboa, pero si rentaste un coche, aprovéchalo e inclúyelo en la ruta. Las cosas que puedes visitar aquí son las siguientes:

Monasterio de los Jerónimos

El Monasterio de los Jerónimos, que tardó en construirse 100 años, durante el siglo XVI. La función de los monjes que lo integraban era rezar por el alma del rey y prestar asistencia espiritual a los marineros que partían hacia el descubrimiento de los Mundos. Es considerada una de las siete maravillas de Portugal, además de ser patrimonio mundial de la UNESCO.

Padrão dos Descrobrimentos

El Padrão dos Descrobrimentos, monumento hecho como conmemoración del quinto centenario de la muerte de D. Henrique, impulsor de la Era de los Descubrimientos.

Torre de Belem

La torre de Belem, monumento defensivo del siglo XVI, aunque tuvo multitud de funciones: fue puesto aduanero, faro y mazmorra para presos políticos. Este monumento también fue reconocido por la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad.

CASCAIS

Partimos hacia la famosa bahía de Cascáis por la ruta de la costa, pasando por Estoril, ciudad que tiene uno de los casinos más grandes de Europa y lugar donde las intrigas ocurridas durante la Segunda Guerra Mundial inspiraron al personaje de James Bond.
Esta zona, muy cerca de la ciudad de Lisboa, muestra claramente una sensación de escape para los lisbonenses, para hacer ejercicio, respirar aire puro, practicar deportes como el kitesurf en sus playas, alojarse en uno de los innumerables apartamentos con vistas al mar o comer en lujosos restaurantes.

Realmente merece la pena el paseo que bordea la costa en un día soleado, en nuestro caso particular, paramos en un restaurante japonés, junto al hotel Miragem, con unas estupendas vistas al mar, y una comida deliciosa.

SINTRA

Muy cerca se encuentra Sintra, para mí, la ciudad más bonita de Portugal y un imprescindible si viajas a Lisboa. Es como estar en un cuento de hadas, tiene multitud de palacios, jardines impresionantes y se encuentra rodeada de una naturaleza espectacular. Sin duda, le dedicaría varios días a este lugar.

Quinta da Regaleira

La Quinta da Regaleira, un palacio patrimonio de la UNESCO, lleno de escondites, de pasadizos secretos, un lugar mágico inmerso en unos jardines preciosos y a la vez, en medio de la naturaleza, realmente un lugar sorprendente. Sin embargo, para viajar con un bebé no es tan cómodo visitarlo por la cantidad de escaleras, cuestas y lugares por los que hay que pasar para descubrir el lugar que con carriola se pueden hacer complicados.

PALACIO DA PENA

El Palacio Nacional da Pena, también tiene bastantes cuestas pero se puede acceder con la carriola hasta la entrada del Palacio. Eso sí, debes dejarla esstacionada en la puerta y ya adentrarte en el interior con el bebé en brazos.

En este Palacio podemos encontrar unos jardines muy cuidados y lo más sorprendente son las vistas que podemos admirar desde las terrazas. Si visitas el interior, podrás disfrutar de la decoración de la época en la que se construyó, ya que está bastante bien conservado.

NAZARÉ

En un país famoso por sus olas, no podíamos dejar de comentar dos de los lugares más significativos en este deporte, así que continuando la ruta hacia el norte, llegamos a Nazaré, a tan sólo una hora y media de Lisboa.

Nazaré fue un pueblo pesquero desconocido como icono del surf hasta hace muy pocos años.

Se creó un club para potenciar los deportes acuáticos y para promocionar sus olas a los extranjeros. Se enviaron invitaciones a los surfistas más destacados del momento pero, no fue hasta 2010, cuando el famoso surfista Garret McNamara aceptó la invitación, alucinó con las olas y se estableció en el pueblo con su familia estudiando los movimientos del mar. Cuando, en 2011, surfeó una ola de casi 23 metros, comenzó el estallido de esta cuna de olas para surfistas.

Desde entonces, era sede del Big wave tour, pero en 2019, fue eliminado el campeonato y ha cambiado por el Nazaré Tow Challenge, donde podrán acercarse con motos de agua desde el período del 1 de noviembre al 31 de marzo de 2020 buscando la gran ola para surfear.

Se producen estas olas debido al cañón subterráneo que tiene más de 200 km de longitud y cerca de 4300 metros de profundidad, siendo el mayor desfiladero submarino de Europa.

En nuestra visita, las olas eran de 2,5-3 metros, pero aún así a mí ya me parecían impresionantes y se veía aterradora la sola idea de acercarse al mar.

Pero lo más impresionante fue el atardecer que pudimos contemplar, realmente espectacular. Para mí, siendo una enamorada de los atardeceres, entró dentro de mi lista top diez.

PENICHE

Afortunadamente, Portugal dispone de olas para todos los niveles, así que nos acercamos a otro gran lugar en el mundo de los campeonatos de surf, Peniche.

Peniche es también un pueblo costero que recoge desde 2009 una etapa en el campeonato mundial de Surf, atrayendo a los mejores sufistas del mundo.

Se puede descansar en la playa de Baleal, muy cerquita, al norte de Peniche, donde se puede ver que a ambos lados de la entrada de arena que une la isla hay montones de surfistas intentando aprender, perfeccionando o en definitiva, pasando un buen rato practicando su deporte favorito.

Baleal se encuentra a una hora del aeropuerto de Lisboa y, tras reponer fuerzas con un magnífico y económico almuerzo, llegó el momento de volver a casa siendo una ruta perfecta de tres días disfrutando de Portugal con un bebé.

¡Compártelo en tus Redes Sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados

Guía de Tallas

Talla

NB

0-3 meses

3-6 meses

6-9 meses

9-12 meses

Altura (cm)

56

62

68

74

80

Pecho (cm)

41

43

45

47

49

Cintura (cm)

41

43

45

47

49

Cadera (cm)

42

44

46

48

51

Peso (kg)

5

6

7.5

8

9.5