¡Envío GRATIS en compras superiores a $990!

Un nuevo concepto sostenible: los hoteles eco-friendly

Índice de Contenidos

La tendencia de la preocupación por el medio ambiente, el bienestar, comer sano, cuidarnos y salvar el entorno, se va incorporando en nuestra forma de vida y sentimos cómo está presente cada vez más sin darnos cuenta. Empezamos con las bolsas en los supermercados y la concientización sobre la cantidad de plástico que se genera con ellas, continuamos con estilos de vida tipo vegano o vegetariano, que con más frecuencia se ven en los restaurantes como opciones disponibles en sus cartas, incluso en algunas aerolíneas se incluyen como alternativas a los menús de comida de los viajes largos. Empezamos a notar más espacios en el supermercado dedicados a los productos bio o ecológicos y más anuncios en televisión sobre cómo el cambio climático está afectando y pequeñas cosas que podemos hacer para combatirlo.

Lo último que he experimentado ha sido el concepto de hotel eco-friendly, ya llevaba un tiempo viendo el mensaje en las habitaciones de que se considerase el cambio de toallas por ahorro significativo de agua, pero recientemente, de casualidad, llegué a un hotel que me fascinó, su nombre es ARIMA, viajamos con nuestro bebé de 7 meses, y recibimos un trato espectacular. El hotel estaba inmerso en un monte muy cercano al núcleo urbano de San Sebastián (España) y a través de la ventana de nuestra habitación se veían enormes árboles generando una sensación de aire fresco y tranquilidad absolutas. Nos facilitaron una cuna de viaje para nuestro bebé, que hay que decir que era monísima, y la pusimos frente a la ventana. Nuestro bebé disfrutó mucho de las vistas, se quedaba mirando por la ventana atentamente viendo los colores de las hojas de los árboles.

A llegar a la habitación, nos encontramos con unos tentempiés para picar, todos ellos saludables, que llamaron mucho mi atención, tanto así que, aunque casi nunca tomo algo del minibar, esta vez, no lo tomé por hambre, sino por curiosidad de probar estos snacks ecológicos.

Entre los productos había chips de lentejas, chips de maíz, ositos de goma eco, galletas eco rellenas de chocolate y avellana y una barrita de chocolate ecológico Blanxart Congo 42%. Tengo que decir que me comí las cortezas de lentejas sintiéndome muy bien conmigo misma.

Junto a estos productos, venían dos regalos, por un lado, una botella de agua que ya muchos hoteles incorporan y que yo agradezco enormemente, sobre todo considerando que, viajando con niños, el agua es imprescindible, bien para las madres cuando dan el pecho, para las mamaderas si se está dando leche de fórmula o bien para cuando los bebés ya están un poquito más grandes y tienen esa sed que se presenta de forma inmediata.

Por otro lado, encontramos un snack en un lindo envase formado por un mix de frutos secos, algo que he de decir que me sorprendió gratamente, ya que incluso en los vuelos han sido descartados. Venían con el mensaje siguiente:

En el baño encontramos unos mensajes de acción para ayudar al cuidado del medio ambiente. Nos pone en inglés: “small acts when multiplied by millions of people, can transform the world” es decir, pequeños actos multiplicados por millones de personas, pueden transformar el mundo. Y así es como, poco a poco, vamos introduciéndonos en esa tendencia de querer aportar nuestro granito de arena, sentirnos no sólo bien comiendo sano, haciendo ejercicio, sino colaborando con lo más básico para hacer de este mundo un lugar sostenible.

El primer punto dice “utilizar las papeleras de reciclaje que hay debajo del aseo” y sí, efectivamente debajo del aseo había un enorme cajón en el que al abrirse encontrabas varios cubículos para reciclar.

Algo muy novedoso, que una vez más nos dejó sorprendidos.

En el propio hotel había un restaurante que se llama MISURA, donde cenamos muy en línea con el concepto saludable, todos los ingredientes eran de origen ecológico.

Tenía una cocina abierta, desde la mesa podías ver cómo preparaban los platos, esto daba sensación de limpieza y transparencia. Podías ver a los cocineros cortando el pescado y utilizando toda la maquinaria disponible en la cocina, fue toda una experiencia poder ver cómo se preparaban los platos que después iríamos descubriendo durante la cena

La carta disponía de algunas variantes para poder dar servicio a aquellas personas celiacas o vegetarianas y, en general, se puede decir que era un menú muy sano. Nosotros pedimos varios platos para compartir y estaban realmente buenos.

Dados de atún sobre leche de tigre de pimientos, boniato en pomada y quinoa crujiente.

Tallarines de calamar en salsa carbonara, yema del caserío y crujiente de tapioca con togarashi.

Croqueta de falafel, velo de presa ibérica y yogur de eneldo.

Salmón templado con su jugo al coco, bulgur y aire de queso.

Fue una experiencia totalmente recomendable. Este tipo de hoteles cada vez empieza a tener más presencia, vienen asociados a la tendencia de respeto por el medio ambiente y por el cuidado personal que está creciendo en la sociedad y que nos da una pequeña satisfacción al sentir que estamos contribuyendo a crear una sociedad más sustentable, por lo que estoy convencida de que se estarán expandiendo muy rápido.

¿Has estado en alguno? ¿te gustó? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

¡Compártelo en tus Redes Sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Guía de Tallas

Talla

NB

0-3 meses

3-6 meses

6-9 meses

9-12 meses

Altura (cm)

56

62

68

74

80

Pecho (cm)

41

43

45

47

49

Cintura (cm)

41

43

45

47

49

Cadera (cm)

42

44

46

48

51

Peso (kg)

5

6

7.5

8

9.5